Header Ads

Cel taldeko langileek haien lan-zentroen bideragarritasuna bermatzeko eskatu dute // La plantilla del grupo Cel exige que se garantice la viabilidad de sus centros de trabajo




Comunicado de los y las trabajadoras:

El grupo Cel Technologies & Sistems, que agrupa a cuatro centros de trabajo -dos en Artziniega, uno en Zalla y uno en Gueñes- y emplea a 254 trabajadores y trabajadoras, más el personal subcontratado, se encuentra en una situación crítica, toda vez que el miércoles 7 de junio se ha detenido parte de la producción como consecuencia del corte del suministro eléctrico.


La Dirección de la empresa ha trasladado a la plantilla que, como consecuencia de la deuda que mantienen con Acciona Energy, ésta ha tomado la decisión de dejar de suministrar luz en todos los centros de trabajo salvo en el de Artziniega. La representación legal compuesta por 10 delegados de ELA, 1 de LAB y 1 de UGT ha solicitado a la empresa que haga inmediatamente las gestiones necesarias para garantizar el suministro eléctrico de manera continuada. "Consideramos que haber llegado a esta situación es una irresponsabilidad que pone en entredicho el futuro de la empresa, dado que puede tener consecuencias muy graves si se deja morir la producción", señalan en el comunicado hecho público hoy viernes 9 de junio.

"Las decisiones de las diferentes direcciones dejan en evidencia la no apuesta por el futuro de la empresa, lo que condena a la miseria a más de 300 familias en una comarca que ha sufrido un proceso muy importante de desindustrialización y que tiene uno de los niveles más altos de desempleo de nuestro país”, denuncian.

El pasado viernes 26 de mayo la dirección del Grupo Cel comunicó a los comités de empresa que había solicitado en el juzgado un preconcurso de acreedores. En dicha comunicación se incluía una semana de plazo para evitar el definitivo concurso de acreedores y se solicitaba a la plantilla una bajada salarial media de un 20%. Asimismo se comunicó que los accionistas mayoritarios habían salido del grupo y quienes ostentaban el 15% del accionariado, pasaban a controlar la compañía al hacerse con el 100% de las acciones a través de Zurbost Gestion S.L.

"Hasta este momento, el Gobierno Vasco con un 40% de acciones a través de EZTEN sociedad capital riesgo, e Indarkia con un 45%, cuya cabeza visible era el empresario Sr. Iñaki López Gandasegi, eran quienes controlaban la empresa. La salida del accionariado se ha hecho con premeditación y alevosía, abandonando a su suerte a los cerca de 300 trabajadores /as, entre directos e indirectos que trabajan en las plantas de Artziniega, Zalla y Güeñes", indican en el comunicado".

"Los trabajadores y trabajadoras -añaden- no somos culpables de la situación generada, la viabilidad de este proyecto industrial requiere inversores solventes y financiación, y denunciamos la estampida llevada a cabo por el Gobierno Vasco y los socios mayoritarios, lo que pone en una difícil situación un proyecto industrial que es rentable. Los trabajadores y trabajadoras tenemos claro no solo que la empresa es viable dado que tiene un EBITDA positivo en los años 2014 y 2016 y el primer trimestre del año 2017, sino porque además ha ido creciendo de manera importante en facturación pasando de 47,5 millones de euros de ventas a 65 millones previstos en el 2017 (en el primer trimestre del año la facturación ha sido de casi 17 millones de euros)".

"En este contexto solicitamos a la dirección que deje de chantajear a la plantilla con solicitudes de bajada salarial, que no tienen relación alguna con la viabilidad del grupo y a las instituciones públicas que apuesten por el futuro industrial de las encartaciones y en consecuencia por el futuro de sus gentes. Exigimos que las mismas instituciones públicas que han sido parte de la problemática actual, se impliquen en la solución. No nos vamos a quedar de brazos cruzados. Hacemos pública nuestra voluntad de luchar, por unas Encartaciones con empleos dignos y confiamos que en ese propósito contaremos con la complicidad de la ciudadanía y las instituciones públicas”, aseguran.

Ante esta situación y con el objetivo de exigir la puesta en funcionamiento inmediata y que se garantice la viabilidad de sus centros de trabajo, la plantilla ha decidido iniciar un calendario de movilizaciones que arrancará este próximo martes 13 de junio, con una concentración en la sede del Gobierno Vasco en Bilbao.

Comunicado del alcalde de Zalla
Tras el comunicado hecho público hoy por parte la plantilla, ya se han producido las primeras reacciones. Tal es el caso del alcalde de Zalla, Javi Portillo, que en su blog "Zallako Alkatea" ha publicado un artículo en el que, entre otras cosas, adelanta los pasos que el equipo de gobierno ha dado en las últimas horas.
Leer artículo aquí

No hay comentarios